Seleccionar página

Son muchas las dudas que te vienen cuando te planteas ir al psicólogo: ¿Qué me va a preguntar? ¿Tengo que contarle mi vida? ¿Me diagnosticará un trastorno psicológico (depresión, trastorno de ansiedad…)? Con este post pretendo aclarar en qué consiste una primera sesión psicológica.

Lo primero que tienes que saber es que la primera sesión dependerá mucho del psicólogo, y del modelo terapéutico en el que esté especializado.

Yo voy a hablarte de cómo es una primera sesión conmigo, desde el modelo de las terapias contextuales, en concreto la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT).

Objetivos de una primera sesión

Estos son los objetivos que persigo en mis primeras sesiones con los clientes:

  • Facilitar que sientas que tienes libertad para expresarte
  • Clarificar el patrón del problema
  • Guiarte con mis preguntas, con calma, sin tratar de recopilar información a toda costa, yendo a lo importante
  • Definir qué sería importante para ti trabajar en sesión
  • Facilitarte apoyo y comprensión
  • Ir concretando nuestros objetivos

¿En qué consiste la primera sesión?

Hay elementos comunes en las sesiones con mis clientes que facilitan el cumplimiento de los objetivos.

Lo primero es escuchar el motivo de consulta, es decir, te preguntaré qué te trae a sesión y qué objetivos tienes al venir.

Tras una explicación del motivo de consulta, se realizan una serie de preguntas para orientarnos en el problema y definir el plan de actuación. La sesión se emplea en proporcionar claridad al cliente mediante preguntas, metáforas y ejercicios. Una vez realizada la valoración psicológica, se abren posibles vías de actuación en relación a las cosas que al cliente le parecen importantes.

Al final, si el cliente está de acuerdo, te doy un experimento para casa, para poner en práctica lo que hemos aprendido sobre el problema en esta primera sesión.

El procedimiento de evaluación psicológica del problema puede extenderse alguna sesión más, ya que es la base del resto de sesiones y es importante no fallar aquí, pero se realiza de modo que vaya siendo útil al cliente, sin dejar de lado el carácter práctico, es decir, vamos haciendo ejercicios y reevaluando el problema.

La primera sesión no es para que el psicólogo haga una serie de preguntas y anote en una libreta sus valoraciones. Uno de los objetivos es que esta sesión resulte útil al cliente, y que tanto psicólogo como cliente entiendan el patrón problemático. Es decir, qué ha originado el problema, y qué está haciendo que se mantenga, así como qué podemos cambiar para solucionarlo. De esta manera, el trabajo empieza desde el minuto uno, en lugar de dedicar varias sesiones a evaluación y diagnóstico como se hace desde otros modelos teóricos

Qué hacemos y qué no hacemos en una primera sesión

Qué no hago:

  • Hacer preguntas sobre tu pasado, sobre la historia de tu vida, sobre tu infancia, etc, a no ser que sospeche que ahí se encuentran las claves que nos permitan clarificar el patrón del problema.
  • Gastar la sesión haciendo preguntas que no aporten ningún valor ni herramienta práctica al cliente.
  • Proponer pautas para solucionar el problema, reducir los síntomas (tristeza, ansiedad, miedos, inseguridad), y quedarnos en eso
  • Tampoco dedicaré la sesión a hacer todas las preguntas que pueda y a recopilar toda la información posible sobre ti sin ningún sentido ni objetivo.

Qué si hago:

  • Hacer sólo las preguntas necesarias y relevantes para el problema y para tu situación actual, para ver cómo podemos mejorar tu vida y solucionar el problema. No haré ninguna pregunta con otro fin que este.
  • Guiarte mediante una serie de preguntas para hacer una valoración detallada y exhaustiva del cliente, para luego definir junto con el psicólogo, cuales serán los pasos siguientes. Este procedimiento es muy útil y da mucha claridad al cliente sobre su situación, pudiendo en muchos casos solucionar el problema y/o producir cambios ya desde esta primera sesión.
  • Dar una orientación práctica a la primera sesión, y aprovechar la valoración del caso para realizar algún ejercicio en sesión que vaya orientando al cliente. También se da (siempre con el acuerdo del cliente), algún ejercicio para casa, que dependerá del análisis del problema realizado.
  • Además de proponer pautas de actuación para solucionar el problema, definir las áreas de vida valiosas para el cliente, clarificar lo que es importante para él, y definir pautas orientadas mejorar la satisfacción vital del cliente. Es decir, aprovechar la solución del problema para mejorar su vida de la forma que él quiera.

 

Ser útil  es algo muy importante para mí como psicóloga. Por eso mi objetivo es que la primera sesión tenga un carácter práctico y sea esclarecedora, y nos permita sentar las bases y objetivos para el resto de sesiones.

Si quieres contactar conmigo para que fijemos una cita para una primera sesión, puedes rellenar el formulario aquí.

Déjame tus datos y te daré acceso inmediato a mi Guía Gratuita

LAlalalalla